jueves, septiembre 29

día de ñoquis

¿Qué es esto?
¿Oootro post made in Argentina sobre el día de los ñoquis?
Si, pues. Pero un post hecho por manos peruanazas.

Hoy desperte no tan temprano (por lo tanto, de mal humor) y tras desayunar una minibotella de Actimel y unos miñoncitos con dulce de leche, me puse el saquito encima y sali rumbo al banco.
Pucha, solo me falta rendirme ante el mate y empezar a vosear.
En el camino, mientras miraba sin asombro al chico paseaperros cruzar la calle con sus 20 canes, encontre una pizarra pequeña en la vereda que decia:

Hoy
29
ñoquis

Tres años viviendo en la capital argentina no me sirvieron para descifrar el acertijo.
¿29 ñoquis?
¿jueguele hoy al 29, "los ñoquis", en la quiniela*?

Bastante que se que son los ñoquis. O gnoccis, como decia la etiqueta de ñoquis yankees que tenia mi hermana en su refri.
Confieso que en Lima los desconocia. Por alguna razon, las pastas frescas cuestan unas 3 o 4 veces mas en los supermercados limeños que en los porteños.
Y como una rapida mirada a mi arbol genealogico me permite identificar solamente apellidos españoles y -ni por asomo- ningun tano que trajera la tradicion del buen comer a nuestra familia, con recetitas de pastas caseras y esas cosas ricas, pues mi pobre paladar apenas llego a conocer los ravioles y la lasagna (y, claro, lo que Don Vittorio pudiera ofrecer).

Ya, cuando acomode mi maletita azul en este lugar del mundo, me dedique a recuperar tiempo perdido y me lance a la feliz tarea de descubrir pastitas. Conoci a los sorrentinos, los capelettinis, panzottis, tortelletis, agnolottis, etc.
Y ahi estaban ellos, los ñoquis. Simpaticos. Me recordaron, por la forma, a una especie de caracol africano. No recordaba como se llamaban pero papa Google me dice que son cauries.

Los ñoquis se hacen enseguida. Los echas en la olla de agua hirviendo y se van al fondo solo para salir flotando en un minuto o dos. Y entonces los sacas. Listo. Fast food.
Y son baratisimos. Una bandeja de medio kilo se consigue desde 1 peso (algo asi como US$0.30).
Claro, lo comun es que la señora de la casa se ponga el delantal y amase sus propios ñoquis; pero, bueno, yo soy 'generacion microondazo' y eso de pasarse el dia en la cocina prefiero dejarlo para ocasiones especiales o para cuando hay ganas.

¿Hoy hay ganas?
Nah.
Pero hoy es 29.
Y volvamos al cartel enigma�tico.
¡Let's riddle!

Como me desperte de mal humor, y de hecho que hoy es un dia microondazo, me rendi prematuramente y pregunte que queria decir el mensaje de la pizarrita.
Simple. Que hoy, 29, hay ñoquis. Que los 29, por tradicion, se comen ñoquis. Eso.
Asi que hoy aprendi algo nuevo.
Obviamente, la segunda pregunta inmediata fue ¿y por que? (asi, con mirada de niña de 5 años).
Hay una leyenda dando vueltas por Google que cuenta que hace varios siglos un medico peregrino al norte de Italia, tras convertirse al cristianismo. Un dia 29, en Venecia, pidio pan a unos campesinos pobres que lo invitaron a comer y el, agradecido, les anuncio un prospero año de pesca y cosechas, lo cual se cumplio. Y por esto se recuerda este dia con un plato sencillo, como son los ñoquis (¿los campesinos le habrian invitado ñoquis?).
Ese medico, de acuerdo a la leyenda, es San Pantaleon, patrono de los enfermos. Aunque solo he encontrado informacion sobre sus milagros relacionados a curaciones y nada que ver con ñoquis. Pero, bueno, quien sabe.
La tradicion consiste, ademas, en poner dinero debajo del plato para representar asi el deseo de nuevas dadivas. Supuestamente, el dinero se multiplicara o, al menos, no faltara para comprar el pan. Dicen.

Como fuera, me gustan los ñoquis. Y me gusta la palabra 'ñoquis'. Es divertida.
Esto me recuerda que por estos lares circula una expresion curiosa: sos un ñoqui.
Intrigada por la metafora, recurri una vez mas a don Gabriel Omar Ogle y este, muy amablamente, me alcanzo un registro de neologismos que me dio la respuesta.
Neologismo: ñoqui
Descripcion: Falso empleado publico o politico porque se le ve solo los fines de mes para cobrar el sueldo (por la costumbre, argentina al menos, de festejar los dias 29 de cada mes como el Dia de los ñoquis).

Pues hoy cenaremos ñoquis de espinaca. Pero nada de poner platita bajo el plato, demasiado folklorico para mi gusto.
Recetas de ñoquis, aqui.

gnoccis day

*La quiniela es un juego de lotería electronica muy popular. Algunos acostumbran apostar al numero que corresponde al sueño que tuvieron la noche anterior. El blog de la mujer gorda tiene un tablero de numeros y su equivalencia en sueños; numerologia popular, le llaman. Se me ocurrio que tal vez el 29 representaba a los ñoquis, pero no, frio, frio. Nada que ver.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 25 Comentario(s)

lunes, septiembre 26

secrets in her lipstick mouth

Acabo de sacar dos cargas del lavarropas.
Anoche, mientras iba doblada en tres en el asiento del autobus, pensaba en formato post. Estaba aburrida. Trataba de ignorar la pelicula que estaban transmitiendo en esos pequeños televisores que cuelgan del techo.
La noche sucedia como una pintura en movimiento, por mi ventana. Me recordaba esos viejos televisores de juguete en los que las imagenes se deslizaban al girar una pequeña perilla.
Estabamos volviendo a casa.
Pensaba con puntos, comas y guiones. Pensaba en cursivas. Y recorde a ese niño que, tirado en mi cama, soñaba en voz alta con un dispositivo capaz de interceptar los pensamientos y plasmarlos en un procesador de textos. Aquel estupendo aparato, el decia, seria algo asi como un conjunto de electrodos adheridos alrededor de la cabeza que enviarian señales a la computadora, la cual a traves de algun programa genial descifraria todas las fantasticas ideas que uno pudiera tener.

Anoche queria ese dispositivo.
O al menos queria tener el habito que tienen algunas personas de cargar siempre una libreta de apuntes en el bolsillo. Pero soy abulica. Ni siquiera me entusiasmo garabateando libros. Soy egoista. Lo que pasa por mi cabeza mientras leo algo, queda perdido para siempre en Neverland. Porque tampoco soy capaz de recordar mis propios pensamientos.
Entonces mi dictado sin sentido se perdia en el laberinto interior. Absurdo, abortado.
Abrazada a mis rodillas, me conformaba con contemplar las tres estrellas que flotaban en el cielo negro pampeano.
So I closed my eyes and I wished upon an u.f.o.
Fueron ocho horas de viaje y el horizonte era siempre el mismo: plano, verde y salpicado de vaquitas.
Ahi estaba yo, rodando suavemente por la carretera.
Con el marcador de libros dividiendo la novela por la mitad.
Con la voz de Hope Sandoval susurrandome al oido funny how things change.
Con la panza haciendo ruidos obscenos, reclamando algo mas sustancial que tictacs de menta.

Anoche, tras desvestirme y meterme en la cama, pensaba -antes de quedarme dormida- que el tiempo se arrastraba inutil a mi alrededor. Estoy esperando la muerte. Es todo.
Los trenes corren, troc-troc-troc, y yo no recuerdo mas que un puñado de caras, objetos y paisajes. Quiero hacerlo todo de nuevo. Y hacerlo mejor.
Hay algo de tristeza en desarmar una maleta. Vaciar los bolsillos de los pantalones y rescatar tickets de helados que ya digerimos, echar una gota extra de detergente sobre la mancha de barro en la ropa. Y recordar el sonido de la lluvia mientras el lavarropas carga agua.

No tengo la mas remota idea de lo que mi cabecita se dictaba a si misma, en formato post, anoche en el autobus. No. Y me da pena. Y me da miedo.

---

soundtrack: mazzy star-roseblood. eso es, musica para escuchar mientras viajas de noche en autobus, mirando la nada por la ventana, pensando en cualquier cosa que mañana olvidaras, pero no importa.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 17 Comentario(s)

miércoles, septiembre 21

primavera

Anoche, mientras mojaba mi sushi en un poco de salsa de soja (sillau), él me dijo que hoy el parque -tenemos un enorme parque frente a este edificio- se llenaría de chicos por 'el día de la primavera'. No presté mucha atención a la noticia.
Hasta que hoy desperté con la migrañita dándome los buenos días y vi en las noticias de la tv que en ciertos lugares de Buenos Aires estaban preparando todo un operativo para contener los destrozos que puedan causar esta avalancha de niños y no-tan-niños que salen a celebrar la llegada de los días largos, el sol y las florecitas.

Recordé entonces, los coloridos periódicos murales del colegio y las flores de papel lustre que cortábamos para adornar las paredes del salón. Esa suerte de 'alegría' generalizada. Tampoco para tanto, pensé, pues Lima no tiene un clima de extremos como otros lugares. En lugares como NY, donde nieva y te congelas las orejas y los dedos cuando caminas por las calles en invierno, la gente sale en sandalias apenas notan un aumento en la temperatura, cuando llega la primavera. Están de-ses-pe-ra-dos. Por eso, la locura del spring break en las universidades, al stress de todo estudiante se suma la resaca del frío invernal, al menos en las universidades del norte de la costa este.

Acá, los días fríos de invierno pueden llegar a los 0 grados, o unos pocos grados bajo cero, no más. Hace unos días vi un tipo con pinta de turista paseando por la calle Florida. Llevaba unas bermudas y un T-shirt. Hacía como 10 u 11 grados. O el tipo se pensó que esto es Ecuador, o es que viene de algún país escandinavo o de la mismísima Siberia.

Llegó, pues, la primavera. Otra vez.
Y con ella, se aproxima otro cumpleaños. Eso sí que es irónico.
Yo quiero celebrar mi cumple abrigadita, mirando los árboles soltar sus hojitas anaranjadas al viento. Pero me tocó nacer en octubre. En pleno colorinche primaveral. Rodeada de mariposas y pajaritos, como Bambi.

Y a propósito de primavera, sol y pajaritos...
He subido una canción noventosa de una banda chilena, Christianes, que ya no existe más.
Sol.
Ruidosita.
Es la única forma en la que puedo 'pasar' el sol.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 10 Comentario(s)

lunes, septiembre 19

¿Qué dice, Harry, qué dice?

mi almuerzo, ayer:

rico, pero picaba como mierda.
pensamos que tal vez el envase dice "¡super picante!" y no somos capaces de descifrarlo.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 8 Comentario(s)

viernes, septiembre 16

viernes gyn

Hoy fui a ver a mi ginecologa. Tengo ginecologa y no ginecologo. Una vez fui donde un ginecologo y me senti tan rara, que me dije, no, no vuelvo mas.
Como sea. Voy a cambiar de metodo anticonceptivo.
No me gusta tomar pastillas -contrario a lo que algunos creen, ehem- por lo que por varios años he estado usando inyectables (este). Un pinchazo en la cola, todos los meses, en realidad, mucho no me molesta. Miedo a las agujas no tengo. Que raro. Pero lo que no termina de gustarme es el hecho de que los anticonceptivos inyectables sean 'populares' solo en el tercer mundo. Me pone nerviosa que cada vez que googleo para averiguar algo al respecto, me encuentro con montones de consultorios online que le revientan cohetes a este metodo, ademas de sesudos papers que avalan la buenísima tasa de efectividad del mismo. Aja, todos realizados con usuarias de latinoamerica, Asia o Africa. Y como soy un poquito noica, pues lo primero que pense fue que si este método no era popular en el primer por mundo era por algo. Entonces me he propuesto peinar la Internet hasta encontrar el documento que me de la razon. Alguien que concuerde conmigo cuando digo que somos los conejitos de Indias de los laboratorios malvados. El cuerpo de benito, señores.
Mentira. Estoy exagerando.
Mis tecnicas de busqueda se limitan a lo que Google me pueda ofrecer.
Pero, asi y todo, encontre este sitio que explica que los metodos inyectables fueron creados como una alternativa pensada para las mujeres del 'mundo menos desarrollado', aparentemente incapaces de cumplir con la posologia de una pastillita diaria.
Uh...
En fin.
Le dije a la ginecologa que me molesta lo 'irregular' que me he vuelto desde que uso inyecciones, lo cual es cierto, y que quería probar otra cosa. Le hable de unas pastillas que vi en una propaganda de revista-que-me-da-verguenza-decir-cuál que hacen que solo tengas 4 menstruaciones al año y le hable tambien de unos parches, muy usados en esos -a veces- antipaticos y egoistas países del norte del mundo. Así que evaluando pros y contras, decidi cambiar a los parchecitos.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 8 Comentario(s)

miércoles, septiembre 14

batteries not included

Ayer desbloqueé a mi mejor amiga del mensajero instantáneo.
Se puso contenta, me dijo algo así como ¡a los años! y yo sí, pues.
No quise decirle que estoy online algo así como 24-7.
Hubiera tenido que inventarle alguna mentira poco creíble como es que ahora uso el google talk -y mis habilidades para mentir dan lástima- o, peor, intentar decirle la verdad, que no tengo ganas de hablar con nadie.
Ambas opciones me provocan una tremenda pereza.
Sobre todo porque la segunda no sé si es otra mentira o qué.
Extraño a mis amigos. Sobre todo a mis amigas. A ella más que a nadie.
Hubo una vez en que estábamos todos en el mismo espacio geográfico, charlando, riendo, o compartiendo silencios agradables. Y no es que quiera volver atrás en el tiempo. Menos, que quiera anclarme a las mismas personas que conocí hace 15 ó 10 años. Pero extraño esa intimidad. Extraño poder sonreir cómoda, sin tener que aferrarme -nerviosa- al cigarrillo como hacía en mis clases de la maestría, hace unos meses.
Por cierto,
hace poco me enteré de que reprobé un curso de la maestría: spss. Eso significa que por los siguientes tres meses tendré que volver a encarar el salón lleno de gente.
Oh.

No entiendo por qué tengo a todos mis contactos bloqueados en el mensajero instantáneo.
Me molesta saber que hago algo sin saber bien por qué. Yo necesito saberlo.
El otro día leí en algún periódico online que los mensajeros eran un nuevo vehículo de relaciones virtuales, en los que se desarrollaban amistades comunes, incluyendo peleas, y que la opción de bloqueo estaba para eso, para marcar el enojo, una suerte de 'no quiero seguir hablando contigo', como tirarle el teléfono a alguien en plena discusión telefónica. Me dio un poquito de risa.
Yo no me peleé con nadie. Mas bien, siento que el bloqueo es algo así como la genial pintura invisible que el científico loco creaba en algún capítulo del Chapulín Colorado. Algo que me permite andar de fantasmita virtual por la Red.

-UuuuU-

No sé. A veces siento que interactuar con alguien es interpretar un juego de rol. Y me cansa.
Me cansa parecer 'divertida' y 'graciosa' (eso dicen de mí). Sobre todo, me cansa porque cuando hablo con alguien, usando las cuerdas vocales o usando el teclado -me da casi igual-, es como si me pusiera en piloto automático: las tonterías brotan una tras de la otra, imparables como una catarata. Y después me quedo yo con esa sensación de despertar de un trance.
Cansa, pues. Aun cuando no es del todo una actuación. Esa sí soy yo. Soy yo versión light.

Y quisiera ser como el niño aquel, como el hombre aquel que es feliz
y quisiera dar lo que hay en mí, todo a cambio de una amistad
(...)
y cantar
y reir
y sentir solo amor

(de la canción Soy rebelde)
(sí, ya sé...)
(tenía que reirme un rato)


p.s. hoy vacié el radioblog. me provocó. ya se llenará de nuevo, de a poquitos. mientras, le he
puesto una canción de Black box recorder, Child psychology.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 31 Comentario(s)

sábado, septiembre 3

strawberry cheesecake muffins

Paso 1: reunir los ingredientes...


Paso 2: después de cernir, mezclar, batir, etc., verter la masa en moldecitos para muffins...


Paso 3: esperar mientras el horno hace el acto final de magia...
y ¡a comer!



p.s. gracias, mayito ;)
(al fin hice algo productivo con las fresas! yeee!)
(estos muffins erupcionaron como volcancitos en el horno; ¿habré hecho algo mal? igual estaban bue-na-zos)

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 13 Comentario(s)

viernes, septiembre 2

'verdura'

Tengo en el cajón de verduras del refrigerador una bolsa con manzanas. Están sentadas ahí hace muchísimo tiempo. Me gusta comprar manzanas. Más de lo que me gusta comerlas.
Lo mismo me pasa con las fresas. Las veo en esas canastitas, rojas, brillantes, entre obscenas y elegantes. Y las tengo que comprar. Y luego las traigo a casa, las invito a pasar a la fiesta de mi refrigerador, junto con las manzanas y los kiwis. Las miro, sonrío y cierro la puerta.

Hace un momento fui al entrepiso, a dejar tres bolsas de basura en el tacho de plástico que corresponde a todos los departamentos del tercer piso. Como el mío.
Esta es mi basura:
Botellas de plástico vacías. Jugo de pomelo y Pepsi.
Botellas de vidrio vacías de vino. Malbec.
Tarro de vidrio vacío de mermelada de cerezas.
Montones de vasitos de yogurt de durazno y botellitas de actimel de frutas.
Bolsas vacías de comida congelada: milanesas, papas prefritas, hot dogs.
Latas vacías de salsa de tomates.
Cajas de plástico vacías de ravioles, ñoquis o tortellettis.
Bandejas de telgopor donde había pedazos de carne, de pollo, de bastoncitos de pescado.
Botella de plástico vacía de detergente para la ropa.
Esos son los desechos de mi cotidianeidad.
No hay cáscaras de plátano, ni piel de zanahorias, ni hojas marchitas de espinacas.
Solo plástico, algo de vidrio y un par de latas.

Suelo comprar verduras congeladas. Lo hago desde el día en que me ví a mi misma vaciando al tacho de basura esa morgue en la que se había convertido mi cajón de verduras. Lechugas, más que marchitas, envueltas en una sustancia babosa (parecía estar mutando a alien, la pobre); mazorcas de choclo salpicadas de simpáticas pequitas verdes de moho; una brócoli camaleónica que había cambiado de color verde a amarillo (que me provocó un cierto flashback a una mala experiencia con un decolorante para el pelo) y unos tomates que se deshacían solo con mirarlos.
Ahora mismo tengo unas fresas siniestradas en el cajón. Han pasado de estado sólido a líquido por sí mismas. Me dan ganas de dejarlas ahí un tiempo más. Me da curiosidad de ver si son capaces de mutar a estado gaseoso.

Acabo de guardar un muffin en la refri y me pareció ver al zucchini escribiendo una nota de suicidio. Creo que el funeral del sr. pimiento rojo lo ha puesto triste. Eran amiguísimos y hasta habían estado planeando armar un ratatouille con los tomates sobrevivientes.

Mis vegetales tienen stress.
El miércoles fui al súper y compré zapallo pelado y cortado en láminas. No lo compro más entero y con cáscara desde que un día casi me rebano un dedo tratando de pelar el @$#% zapallo.
Tal vez solo necesito cuchillos nuevos. De esos que salen en los comerciales de la tv, los fines de semana a las 10am, que rebanan piñas (ananás) en el aire como si cortaran mantequilla.
No divagues.
Los zapallos me miran ahora nerviosos. Yo los miro de vuelta. Pienso que tal vez haya quedado algun fantasmita en el cajón. Recuerdo los pasitos que escucho todas las noches en el techo del dormitorio. Pasitos y muebles que se mueven. Y pienso en el infarto que me daría si me atreviera a preguntarle al conserje si el departamento del piso de arriba está ocupado y este me dijera que no. Los zapallos me imploran que los suba al freezer. Yo les digo que no sé si la criogenia sea buena idea, que a las arvejitas les va regio, pero a algunos como a César en Abre los ojos, pues no tanto.

¿Y?

Estoy tratando de comer frutas y verduras.
Tengo que dejar de comprarlas solo por el placer de ver mi refri como una de esas refrigeradoras que salen en los catálogos de las tiendas de electrodomésticos.

............
(se acabó el post, pues)

(mi mamá suele terminar sus conversaciones de la misma manera intempestiva: blabla.. bueno, chau.)

(es viernes...)

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 8 Comentario(s)





























JavaFILE