lunes, febrero 28

melodramas

De la ópera me gusta la intensidad de los personajes, las maravillosas voces que se entretejen y, sobre todo, el avasallante drama que se apodera del escenario y nos envuelve en él.

Cuando tenía 4 años, veía Plaza Sésamo y encontré una versión en títeres de la clásica L'amour est un oiseau rebelle, también conocida como 'La habanera', de la ópera más conocida del mundo: Carmen, de Bizet. Años después, tropecé con la misma canción, esta vez como preludio al video de una de mis canciones favoritas: everyday is like sunday, de Morrissey.
La amé más.
Carmen es la historia de una gitana encantadora, libre, irreverente y voluble que trastorna la mente y el corazón de José, un soldado reprimido que será el autor, o el cómplice, de la muerte de la protagonista. Ah, la naturaleza fatalista del amor.
Carmen tiene esa mezcla de heroína y figura mórbida que seduce (obsesivamente).

Otra musa fantástica es la dulce Cio-Cio San, la Madama Butterfly de Puccini. Cómo no quebrarse, conmovidos, al oírla entonar aquella canción de esperanza, Un bel di Vedreno.
Obstinada y ciega, Butterfly ama y se aferra a una relación que no existe. Decisión suicida, incluso más que el trágico desenlace.


Notas:
1. La 'banda sonora' de este post está disponible en mi radioblog.
2. Un link con sinopsis de las más célebres óperas: http://www.metopera.org/synopses/

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 3 Comentario(s)

jueves, febrero 24

La herejí­a de hoy: culto al air guitar.


air guitar
Originally uploaded by Suedehead.
No lo pude resistir...
(estoy subiendo algunas fotos al flickr, para poder verlas solo hay que hacer click sobre la imagen)

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 7 Comentario(s)

miércoles, febrero 23

El IncaPaz*. ¿nuevos rumbos de la política en el Perú?

En la medianoche que separaba el día 11 de enero del día 12, yo estaba sentada en un bus que bordeaba los cerros del departamento de Apurímac, en una constante sucesión de curvas que le vació el estómago a más de uno. Yo iba del lado de la ventana, insomne, y pude ver que paramos en Andahuaylas. La revuelta de los reservistas etnocaceristas, que tomaron la comisaría local causando la muerte de 6 personas, era una noticia aún fresca. Yo observaba a través de mi ventana y la ciudad se veía de lo más tranquila, así, azulada, dormida, silenciosa.
No entendía bien quiénes eran los etnocaceristas, recordaba haber oído de ellos durante el gobierno de Fujimori, pero confieso que mucho no me importaba.
El me preguntó '¿qué es etnocacerista?' y yo le dije que no sabía. Que suponía que tenía algo que ver con étnico y con cacerista, que probablemente provenía de la adhesión a la causa de Andrés Avelino Cáceres, un héroe peruano de la guerra con Chile.
Hace un par de días, él me mandó un link a un artículo del diario argentino Página 12 donde se esbozaba una explicación introductoria, aunque un poco ácida, al etnocacerismo.
Este artículo establece vínculos entre el nacionalismo indígena y el discurso nazi alemán de los años veinte. En una suerte de 'nazismo al revés', el etnocacerismo, como parte del Movimiento Nacionalista Peruano, propone la superioridad étnica de la raza indígena a la vez que remarca el 'fracaso' de los blancos y criollos en el manejo del país.
Lo leía y no lo creía.
Hace un par de días me pareció un tema interesante, pero leyendo otros blogs, mails y explorando el hi5, me distraje.
Hoy revisé el blog de 'Onophrius', que ya se despidió, y en él encontré un link a un sitio que difícilmente pasa desapercibido. Se llama 'Partido Nacionalista del Tawantinsuyo' y no estoy segura de si es una broma o qué. Pero hizo que mi cabecita rebobinara y trajera aquí, hoy, el tema del etnocacerismo. Planteado así, a groseros brochazos no más, aunque el título parezca ambicioso.
Este partido nacionalista cholo del Perú (lo de 'cholo' no es cosa mía, es lo que sale de título en la ventana) guarda similitudes con el MNP, pero es difícil no sorprenderse con las raíces de sus diferencias. El viejo conflicto árabe-israelí manifestándose abiertamente.
No quiero sonar groseramente ignorante, pero me llama la atención el paralelo sugerido entre la nación judía y la indígena-americana, ¡La tribu perdida de Israel! (en realidad, más que un paralelo es una relación de conjunto-subconjunto, bah, no importa).
El asunto de la 'limpieza étnica' no hace más que inspirarme miedo.
Y que vengan a decirme que entre nosotros, seres humanos, hay 'bestias de dos patas' de aspecto humano, pero genéticamente defectuosos y, por tanto, inferiores (permiso tácito para matar, ¿no?) me provoca escalofríos. ¡Qué película de terror ni qué ocho cuartos!
¿Vamos todos a estudiar la Torah, mismo Madonna, digo, Esther?
Y, luego, me da por pensar que en medio de esta new wave se están gestando nuevos rumbos de la política en mi país.
Reivindicar la figura del Inca y rescatar los valores prehispánicos suena entre romántico y delirante.
¿Adónde vamos?

*El título lo adopté del artículo del diario página 12, cuyo vínculo está líneas más arriba.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 4 Comentario(s)

martes, febrero 22

sobre mirc, blogs y hi5

Al igual que con el mirc y que con los blogs, me resistí por un largo tiempo a entrar al mundo de las social networks.
En el caso del mirc, no entendía qué cosa había de fascinante en conversar con absolutos extraños, personas que no conocía y de las que no me importaba en lo más mínimo lo que tuvieran que decir. Además, era enemiga de las computadoras.
Eran mis primeros años de universidad, tenía un laboratorio de informática disponible y (aunque escasos) algunos momentos de ocio.
Era 1996 y en aquel edificio anaranjado todavía era rara la palabra 'chat'. Los nerds del lab. de info. no se preocupaban por instalar firewalls que censuraran el nuevo vicio cibernético.
Literalmente, sin querer ingresé al mundo de los canales y servidores.
Las adicciones suelen ser muy intensas. El síndrome de abstinencia también lo es.
Una característica de las adicciones es que interfieren en la vida 'normal' de las personas al hacer que descuiden aspectos que son más importantes (trabajo, estudios, relaciones personales, etc). Es bastante obvio para cualquiera, creo.
En algún blog leí que alguien hablaba con nostalgia de los días en que uno podía tener 'una conversación casi-decente' con alguien en mirc (y mencionaba que hoy los canales peruanos en DALnet estaban en decadencia, convertidos en una suerte de antros virtuales).
Podría decir que perdí muchísimo tiempo (valioso, sin duda) en chatear. Sin embargo, me parece un poco extremo e injusto el etiquetar como basura (vergonzosos, inservibles, fétidos) aquellos años en mirc. Ni me avergüenzo, ni apestan. Y no fueron del todo inútiles. Sea como fuere, dejé de hacerlo en algún momento del año 2000.

Hace 2 ó 3 años, una amiga chilena (con la que todavía mantengo contacto, desde aquellas épocas de mirc) me pasó un link que a mí, en principio, no me llamó la atención. Ella estaba fascinada.
Era el blog personal de un chico argentino. Introspectivo. Melancólico, por ratos.
Lo revisé durante un rato y luego cerré el sitio. Aburrida.
Poco tiempo después, mi compañero comenzó a apabullarme con la palabra 'blog'. Trató, inútilmente, de despertar mi interés explicándome que era un espacio que se podía actualizar tan seguido como uno quisiera. Yo, que confieso ser una ignorante total de asuntos relacionados con la informática, lo oía distraídamente. Abrimos un blog juntos, escogimos templates. Y yo seguía preguntando 'cuál era la diferencia con un website cualquiera', '¡qué! ¿un website no se puede actualizar cuando uno quiera acaso?'.
En fin.
Posteé algo, para no herir sus sentimientos, y luego abandoné el blog. No terminaba de entender la razón de su existencia. Me aburría.
Pasaron meses. El desarrolló tal interés en su blog que, como toda adicción, empezó a interferir en nuestra vida. Empezaba ya a convertirme en una de esas mujeres que sufren celos del blog de sus parejas.
Y yo, que odio los clichés y refranes populares, terminé adoptando una postura muy conocida: si no puedes contra ellos, úneteles.
Solo era cuestión de tiempo. Cuestión de buscar una excusa. Algo que me expiara de la culpa, de la vergüenza, incluso del miedo que me suscitaba la idea de escribir en un blog personal. Lo sé, no tenía que ser, este, un blog personal. Podría haber sido un blog de opinión. Un blog temático. Cualquier cosa. Pero en mi cabeza se gestaba el blog personal. Una suerte de cajón de escritorio. Lleno de garabatos, figuras, incluso música. A veces, opinionista. A veces, egocéntrico. Unas veces, acertado. Otras veces, absurdo.
Y la excusa llegó y publiqué mi primer post: miopía.

En algún momento del 2004, mi mejor amiga, que ahora vive en Brasil, me porfió hasta cansarme para que entrara a algo llamado Orkut. Misma sensación inicial que con el mirc, que con los blogs: ¿Qué diablos es esto? ¿Una red? ¿Para conocer gente?. No, gracias.
Con mucho tacto y diplomacia, le expliqué a mi comadre que la gente que me interesa ya está en mi lista de contactos de msn y que no estoy muy interesada en conocer al amigo del amigo del amigo (etc) de mi amigo.
Poco tiempo después. Me empezaron a llegar emails de gente que me invitaba a integrarme al hi5. Como ya tenía idea de ese asunto (con la experiencia de orkut) ignoré las invitaciones.
Fue inútil. Seguían lloviendo. Eran una peste.
Así que ayer, otra vez por cansancio, sucumbí al hi5.
A diferencia de Orkut, que está lleno de brasileños (ergo, el interés de mi amiga), hi5 parece estar más 'poblado' de peruanos. Es muy curioso ese asunto de los grados de separación. Gente con la que había perdido contacto, de pronto estaba a solo 'un par de amigos' de distancia. Leí profiles, revisé fotos, entre sorprendida y extasiada de actualizarme, así, de lo que pasaba con sus vidas. Personas con las que (hace unos 10 años) reí, lloré, bailé, dormí, estudié, peleé, conversé y compartí un chocolate, ahora estaban en lugares lejanos como Noruega o Bélgica. Habían adelgazado o engordado, habían procreado, habían dado algún cambio radical o estaban 'igualitos'.

A mí, el tema de 'comunidad virtual' me asusta un poco.
Al estar en mirc, descubrí que muchos de los visitantes anhelaban participar de esa comunidad, formar parte de ella, de algo.
En este portal de blogs peruanos, también veo algunos elementos similares. Una búsqueda de comunidad (que no es compartida por todos, desde ya), estableciendo lazos entre individuos que tienen en común una cosa, escribir en un blog.
En ambos casos, la búsqueda del sentido de comunidad no parece ser excluyente del brutalmente sincero 'quiero conocer gente'.
Hi5, me parece, es un medio bastante más explícito al establecer (o refrescar) contactos con personas, de alguna forma allegadas, simulando así lo que ocurre en la vida 'real', donde te presentan al amigo del amigo (y se convierte en tu nuevo amigo o hasta terminas saliendo con él).
¿Qué vendrá después?

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 4 Comentario(s)

lunes, febrero 21

(radioblog)

Estoy agregando elementos a mi radioblog.
Hay de todo. Como en botica.
Pase y sírvase. Con confianza.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 0 Comentario(s)

Esa foto...

Me gusta revolver cajones. Míos o ajenos. Me parece riquísimo tropezar con objetos que encierran pequeñas historias y me gusta pensar en las circunstancias (tiempo, sentimientos) en que su dueño optó por guardar esos objetos antes que lanzarlos al tacho de basura. Me gusta encontrar cosas que no puedo descifrar, entonces invento historias que hagan que la existencia de tales objetos tenga sentido. Y cuando reviso mis propios cajones, me divierte descubrir cosas que ya no recordaba que tenía. Sonrío o entristezco. Y reordeno mi cajón (porque 'ordenar' es obsesión N°2).
Hace unas semanas, cuando estaba en la casa de mis padres (anteriormente conocida como 'mi casa'), en Lima, tropecé con unas fotos.
Fotos de los 70, fotos de los 80 y de los 90.
Fotos en blanco y negro y fotos a colores.
Fotos lindas, fotos no tan lindas, y 'esa foto'.
A mediados de los 90, cuando estaba empezando la universidad, una de las 'chicas' nos mostró su carnet de estudiante. La niña no era nada fea, pero la foto del carnet parecía sacada de la portada de una revista Seventeen (ahora habría dicho Elle o Vogue). Verdes de envidia, le preguntamos quién, cómo, cuándo, dónde y cuánto.
Con la dirección y la referencia en la mano, nos fuimos corriendo al estudio fotográfico. Soñando con esa foto perfecta.
Luz. Pose. Click.
Recibo de papel blanco y vuelva tal día.
Recuerdo la ansiedad y la expectativa al ir 'tal día' con el recibito en la mano, con una de esas miradas de ojos grandes y naïf (piénsese en Bob esponja cuando se emociona con algo), en busca de la foto profesional.
Y recuerdo aun más la sonrisa congelada al abrir el sobre que contenía las fotos.
El horror. El ocaso.
Todos, creo, tenemos una foto de esas, es-pan-to-sas, cruel capricho de algún sarcástico lente fotográfico.
Yo la guardé 'para reirme algún día de esto'. Y ahora, casi 10 años después, me río. Pero poquito.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 0 Comentario(s)

viernes, febrero 18

Obsesión N°8

Vivimos una vida falsa y llena de estupideces que ya no puedo soportar más. Él tiene su trabajo en primer lugar que lo salva de muchas cosas, después todas sus aventuras que le divierten. La gente lo busca a él y no a mí; sé que como siempre está lleno de molestias y preocupaciones del trabajo, pero sin embargo vive una vida completa sin la estúpida vaciedad de la mía. Yo no tengo nada porque no lo tengo a él. Nunca creí que significaba para mí todo y que yo aparte valía como una basura. (...) No sé qué haré mañana, pero siento que el único remedio es separarme de Diego, pues no veo ninguna razón para vivir juntos dándole yo molestias y evitándole tener su completa libertad que exige. Y yo, con todos mis prejuicios burgueses de fidelidad, etc., etc., me iré con mi música a otra parte (18/10/1934).

Extracto de una carta de Frida Kahlo a Diego Rivera.
Lo tomé de un artículo del suplemento Domingo del diario La República.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 1 Comentario(s)

jueves, febrero 17

Obsesión N°26-A


¿US$ 150 mil?
Pero ya teminó la subasta :(

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 1 Comentario(s)

evolución

Hace algún tiempo, solo el hombre era hombre y la mujer, un animal humano. Un ser con el cual copular y procrear. Sin derechos, pero con deberes.
Tiempo después, la mujer ganó algunos derechos. Podía expresarse, podía votar, podía educarse. Sus obligaciones siguieron siendo las mismas: criar hijos, cocinar, cuidar la casa, mantener unida la familia.
Con el tiempo, la mujer se ha ido echando encima más y más responsabilidades. Ahora tiene la posibilidad de competir en el mercado laboral y de crecer profesionalmente. Cada día se rompe una nueva barrera en el viejo club de Toby.
Sin embargo, la mujer aún no puede desligarse de sus 'deberes'.
Esto me revuelve las vísceras.
Mucho se habla del stress de la mujer moderna que a sus 'tradicionales' roles de madre y ama de casa, ha sumado el de sostenedora del hogar, profesional, mujer de negocios, académica laureada, etc.*
Los psicólogos se la pasan hablando sobre el sentimiento de culpa de la mujer que trabaja fuera de su casa ('el hombre sale a trabajar, la mujer abandona su hogar'), la incapacidad de delegar tareas 'tradicionalmente femeninas' a la pareja, con el pretexto de 'no lo hace bien' o el patético 'yo tengo tiempo', y del síndrome de agotamiento femenino, que yo resumo en 4 palabras: ¡todo lo quiere hacer ella!
¿Acaso somos tontas?
Yo digo: mujeres, si tanto patalearon por la igualdad y se echan al hombro su cuota de 'igualdad' en trabajo fuera de casa, ¿por que no le tiran encima a ellos lo que les toca de trabajo dentro de casa? ¡eso es igualdad!
Sí, sí, yo también he visto hombres cambiando los pañales de sus hijos, también los vi, con la lista en la mano, comprando cera para pisos en un supermercado, también los he visto metiendo la ropa en la lavadora. Pero aún son pocos.
Ah, humanidad. Te falta, te falta.
*Esta discusión no salió de mi imaginación, sino de una clase ¡de maestría!.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 0 Comentario(s)

miércoles, febrero 16

el contrabando de mi viaje


el contrabando de mi viaje
Originally uploaded by Suedehead.
Estoy subiendo algunas fotos a Flickr.
Esta me gusta, por lo simple y por lo extraño que es, a la vez.
Si alguien no entiende la adivinanza, haga click sobre la foto y encontrará la respuesta (además podrá ver mis otras fotos, je).

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 3 Comentario(s)

Lisa

Hoy leía el post de una niña que contaba que de chica arrancaba las cabezas de sus muñecas. Luego encontré el post de otra, que decía que le daba ternura ver tanta embarazada sonriente en el lugar donde trabaja.
Y pensé en Lisa.
Cuando tenía, no sé, tal vez 5 años, vi a mi papá guardar una caja en un mueble de la sala. Esperé a que se fuera y, sigilosamente, fui a ver de qué se trataba aquel paquete. Sospechaba que era para mí. Paréntesis: los niños tienden a ser egocéntricos. Subí a una silla y abrí la puertita del mueble, saqué la bolsa que contenía la caja de cartón y la abrí. Había dos cosas: una bolsa de caramelos de anís (los odio) y una caja con una muñeca. Era linda. Y era importada. En los 80, o tenías a alguien que trajera juguetes dentro de una maleta de viaje o te contentabas con jugar con muñecas 'Basa'.
La llamé Lisa.
Tenía cara de niña. Un vestido lindo, largo, floreado, con una especie de 'delantal' rosado y un gorrito (como los que usan los amish) que hacía juego. No sonreía. Tampoco tenía esa expresión tenebrosa de las muñecas más viejas. Tenía los ojos pintados sobre la cara, no esas bolitas como canicas con párpados que se abren y cierran. Y tenía una boca pequeña, seriecita, discreta. Y era rubia. No rubio-patito-susy-díaz, sino un rubio cenizo bastante lindo. Tenía dos largos rizos que colgaban a los lados, como si fueran trenzas, que luego corté despiadadamente con unas tijeras. No sé por qué.
La quería. La odiaba.
En mis juegos, era mi hija. Le dibujé lágrimas en la cara, con lapicero azul. Y en la nuca le escribí: mamá. Recuerdo que me enojaba con ella y la tiraba por la ventana del segundo piso de mi casa, hacia la calle.
Mi hermana (14 años mayor que yo) cuando volvía a casa, de estudiar, encontraba a Lisa yaciendo sobre el jardín y la rescataba.
Una vez, ¿estaría tan enojada?, la regalé. Un día después, mi hermana me encontraba con lágrimas en los ojos y me llevaba, de la manito, a pedir que me la devolvieran.
Y me la devolvieron. Y Lisa siguió cayendo de la ventana, desnucándose, ensuciándose el vestido, perdiendo sus zapatitos blancos.

No me interesa tener hijos. No me da ternura ver una embarazada. La ropa para embarazadas es ho-rri-ble. Y cuando veo una 'panzona', yo no le veo eso que llaman 'rostro radiante', no. Veo cara de cansancio, cara de náuseas, cara de 'quiero parir de una buena vez', cara de virgen de iglesia que sufre con estoicismo, pero con amor.
Eso me intriga. El sentir tanto amor por un ser tan egoísta como un bebé. Una personita que se formó y creció en un útero. Succionando vida. Que sale al mundo en una horrorosamente sangrienta escena. Dios, si es cierto que existes y esto fue tu idea, qué sadico que eres. Que, por tener los ojos de papá y la sonrisa de mamá, se cree con derecho a exigirlo todo. Y le dan todo. Y con cuánto amor.
Y es que, más allá de cuestiones de adn, los bebés son hermosos. Y yo pienso que es otro de los trucos de la naturaleza el hacer que los bebés y los cachorros, en general, sean tan lindos. Truco como el de hacer que el sexo sea rico. Entonces, se me viene a la mente una línea de mi novela favorita (El Pozo, de Onetti):

(...)Las gentes del patio me resultaron más repugnantes que nunca. (...) El chico andaba en cuatro patas, con las manos y el hocico embarrados. No tenía más que una camisa remangada y, mirándole el trasero, me dio por pensar en cómo había gente, toda en realidad, capaz de sentir ternura por eso (...)

Las mujeres-con-hijos que he conocido han coincidido en dos cosas: en que el embarazo es una etapa asquerosa y en que, luego de parir, se mueren de amor por sus hijos.
Yo no soporto a los niños más de unos minutos. Me aburren y yo a ellos. Mi hermana tiene una hija que ahora tiene 5 años. Mi hermano tiene una nena de 4 años. Las amo. Pero desde que tuve que cuidarlas por unos días, hace un par de años, el instinto maternal (que tenía entonces) se me fue a la mierda. Y con pasaje de ida. Parece.

Tick, tack, tick tack.
Si en 5 años no resucitó el instinto, no sé qué vamos a hacer.
Yo no me arrepiento de las cosas que hice, mas sí me arrepiento de lo que no hice. Y me da por construir ucronías.
Ay, Lisa. ¿dónde estás, niñita?

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 10 Comentario(s)

martes, febrero 15

comida


Cositas que traje en la mochila, desde Perú.
Y, si estuviera permitido, también habría traído: choclo, limones (los de acá son 'nada que ver'), papaya y lúcuma (exóticas, por estos lares).
¿y por qué me traje galletas de soda Field? porque me gustan, pues. Porque, aunque parezca raro, en la capital argentina no hay nada parecido a las galletas de soda. Las galletas se llaman 'galletitas' y son duras como las de agua, pero saben a grasa vacuna. Obvio, con tanta vaca por aquí. Pero aunque quede como una malcriada, no me gusta el sabor de vaquita en mi galleta. Prefiero mis galletas misias peruanas hechas con 'manteca vegetal' (?¿). Cuando se me terminen, volveré a las club social, mi 'peor es nada'.
¿y las Frac qué hacen ahí, ah? ¡si son chilenas!
Una vez compré por aquí unas galletitas de chocolate rellenas de chocolate 'made in Argentina', mordí una, ansiosa de sentir el añorado sabor de mis Frac (que fuera, más de una vez, almuerzo universitario, junto con la clásica bolsita de Tor-Tees de S/. 0.50 y una Coquita) , y, claro, decepción total. Traté de sobreponerme a la mala experiencia mordiendo unas inofensivas Oreo y, como dicen las gringuitas engreídas, 'ewww!'. Nada que ver.
Sobrecitos de comida peruana, para cocinar haciendo trampa, que a algunos les parece un asco, pero yo encuentro que los de papa a la huancaína, ají de gallina y arroz con pollo se dejan comer.
Sobre de pisco sour, listo para mezclar solo con pisco, agua y hielo. No es feo, pero nada que ver con la verdadera preparación, la de clara de huevo, limón, jarabe de goma, gotita de amargo de angostura y toquecito de canela.
Frasquitos de aji amarillo y culantro molidos. Porque acá no hay. Todavía no sé para qué los compré. No importa.
Veggie chips (hojuelas de yuca, plátano y camote fritos), chicharrones y chifles 'con canchita'. Irresistibles.
Cajita para preparar picarones. No sé qué tal será, imagino que no tan ricos como los hechos por manos expertas, en esas ollas renegridas por el uso, en las calles de Lima. -Suspiro-.
Tejas. Eso no hay que explicarlo. Ñam.
También traje algunos chocolates yankees, que me llevó mi mamá a Perú, y entonces me pareció innecesario cargar con doña pepas, sorrentos y cua-cuas. Ahora me arrepiento.
Me encanta hablar de comida. Y no sé cocinar. Pero como no soy de esos peruanos de paladar 'exigente', me las arreglo con lo que mis manitos pueden hacer con la ayuda de algún recetario online. La primera vez que me paré (sola) frente a una cocina fue en la selva peruana, cuando fui a una práctica en una especie de ONG y me instalaron en una casa muy linda, pero donde la comida corría por mi cuenta. Titus (compañero de universidad que también fue a la selva conmigo) y yo contemplamos la cocina -como dos cavernícolas, al fuego- y él soltó la pregunta: 'oe, ¿sabes cocinar?', a lo que respondí moviendo lentamente la cabeza de izquierda a derecha. El maldijo y luego me enseñó a preparar arroz...

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 3 Comentario(s)

lunes, febrero 14

De vuelta a casa (creo).

Hace un poco más de una semana, estaba sentada en una cabina en Cerro Azul, intentando postear algo en este blog. Estuve una hora sentada en una silla pegajosa, con arena en el pelo, la mirada perdida en una pantalla azulada, con un breve párrafo escrito a mala gana, oyendo los sonidos de otros teclados que no eran el mío y masticando compulsivamente un chicle de canela. Quería irme. No fue mi idea entrar a internet. Estaba "matando tiempo" mientras él terminaba sus asuntos. El es el desordenado, no yo. Pero desde ese día hasta hoy -y, quién sabe, cuántos días más- la desordenada en este lugarcito al que llamo 'mi casa', soy yo.
He vuelto a Buenos Aires. Estoy en casa. No es una casa, sino un departamento. Pero yo le digo 'mi casa'. Pues cuando giré la llave y abrí la puerta, sentí esa tranquilidad, eso que sienten los niños al volver del colegio, eso. Eso que no sentí en mi casa en Lima. La casa donde viví durante 25 años. O algo así. Me da pereza sacar cuentas.
Y quiero decir muchas cosas, pero todo es un caos, y es como cuando estudiaba mucho para un examen en la universidad y luego toda esa información revoloteaba en mi cabeza y era un lío enorme controlarla. Escribía algo, lo borraba, volvía a empezar, pasaba a otra pregunta, regresaba. Timbre. Hoja casi en blanco. No dije nada. Zas, jalada.
Pero en mi blog no me puedo jalar.
Dios, no sé ni por qué tengo un blog. Decir que lo tengo porque 'tengo tiempo' para escribir aquí no contesta mi pregunta. Me da vergüenza pensar que tengo un blog personal. Pienso que en lugar de escribir líneas vacías e inútiles como estas, debería de estar escribiendo papers, publicando libros, mínimo escribiendo artículos para aburridas revistas económicas.
Y creo que preferiría, mil veces, gritarles* que, a los 28 años, aún me gusta Hello Kitty antes que murmurar entre dientes que tengo un blog personal y que lo llamé Bestiario.
Ya ves.
No dije nada de lo que pensaba decir.
Blablabla.
Es que todavía duele. Todavía. Las pastillas. Las vacaciones. Las fotos. Las náuseas. El mar. Los adioses.
Se me pasará.

*a los académicos y colegas de mi universidad.

P.S. Dicen que hoy es día de San Valentín y a mí tampoco me importa.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 2 Comentario(s)

sábado, febrero 5

Chau, Lima.

He descubierto que, aproximadamente a partir de las 6:30pm, algo en Lima empieza a dolerme.
El olor a mar comienza a filtrarse a través de las rendijas de mis ventanas.
Es de noche y estoy tirada sobre mi cama. Oigo a mis padres conversar en la sala, en el primer piso. Estoy mirando mis cortinas fijamente. Tan fijamente como a veces suelo mirar los ventiladores del techo de mi departamentito en Buenos Aires. Y duele.
Tengo la (rara) costumbre de dar vueltas alrededor del tema del tiempo. Vivo en el pasado y vivo en el futuro. El presente se me escapa de las manos. Eso duele. El día de hoy, por más que pienso en él, que trato de vivirlo, por más que abro la boca y hablo, por más que río, por más que tomo fotos, los 'días de hoy', creo, no existen.

Escrito desde una cabina en Cerro Azul, conservado en 'draft' (borrador) hasta hoy (lunes 14). Inconcluso por una suerte de bloqueo mental, mezcla de desgano, tristeza, abulia, miedo, ansiedad y cansancio.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 0 Comentario(s)





























JavaFILE