martes, enero 31

se a vida é


Y llegué, al fin, a Rio.
Son algo más de las 6am (5am en Bs As, 3am en Lima) y el síndrome de abstinencia de internet me ha hecho saltar de la cama a esta hora.
Eso y los mosquitos (zancudos).
Estamos en un lugarcito muy pintoresco llamado Santa Teresa. Habíamos reservado lugar desde Bs As y estaremos aquí 4 días. O tal vez 5. Veremos.
Llegamos el domingo a eso de las 11:30am. Nos perdimos tratando de encontrar nuestro hospedaje (una suerte de bed&breakfast llamado Casa Aurea) y terminamos almorzando casi a las 3pm en un lugar muy simpaticón llamado Sobrenatural. Comida de mar. Recomendado por la Lonely Planet. Mis impulsos consumistas (y un taxi) me llevaron hasta una feria jipi -que solo está los sábados y domingos- en Ipanema en el preciso instante en que estaba por largarse una tormenta monstruosa. Por lo que apenas si pude ver un par de puestos antes que levantaran todo. Me compré un collarcito.
Llegamos el domingo, dije. Vinimos en bus desde la isla de Florianópolis (18 horas de viaje) donde tuvimos la poco feliz idea de lagartear en la praia de Barra da Lagoa, de arranque, todo el día. Al diablo con los consejos de mamá: tomar sol gradualmente, primer día solo un par de horas, siguiente día un par de horas más, y así.
Pensamos: bloqueador spf30 y una sombrilla deben ser sufi. No.
Las playas en Floripa son lindas. No espectaculares, pero lindas. Es bastante fácil moverse en micro dentro de la isla, por lo que se puede ir de una playa a la otra sin perderse. Nosotros nos quedamos dos noches en un mismo lugar, pero creo que lo óptimo -para futura referencia- sería pasar una noche en alguna de las playas y al día siguiente enrumbar a otra y hospedarse allá.
Al menos en Barra da Lagoa, hay muchas casas que se alquilan. No parece difícil conseguir alojamiento. No habíamos reservado nada.
De hecho, lo único que reservamos fue el hospedaje en Rio. Aunque faltan varios días para el carnaval (creo que empieza el 25 de febrero), no quisimos arriesgar. Rio es medio heavy. Nos dimos cuenta ayer, al llegar al terminal de ómnibus (Rodoviaria), una zona no muy turística. La seguridad es un tema aquí. Tanto, que estoy mentalizada no para preocuparme si me irán a robar, sino cuándo. Exagero. Pero tal vez no demasiado.

Update: martes 31 de enero
Sigue lloviendo en Rio.
Ayer, lunes, fuimos en subte (metrô; pasaje: R$2.20, aprox. US$1) al famoso estadio Maracaná (cosas que una tiene que aguantar, por amor) y a recorrer un poco el centro de Rio. Un poco no más. Librerías y eso. Luego fuimos en tren a ver al Cristo Corcovado y sus brazotes abiertos. No estuvo mal, a pesar de la neblina.
Hoy aprendimos a movernos en bondinho, un trecito muy pintoresco que une el centro de Rio con Santa Teresa por la tarifa más barata que hemos visto hasta ahora por aquí (R$0.60, aprox. US$0.25). Tomamos un ferry hacia Niteroi, donde está el museo de arte contemporáneo. Queríamos ir a Ilha grande, pero no tenemos suficiente tiempo (son 5 horas de viaje casi). Y las enormes nubes negras no nos animaban a correr el riesgo. De hecho, nos agarró la lluvia en Leblon, cuando estábamos caminando por la playa para bajar los feijão (frijoles).
Menos mal que no vinimos con ganas de tumbarnos en las playas a tomar sol!
Dos cosas:
1) Qué barbaridad con el aire acondicionado. Los micros parecen refrigeradoras de seres humanos.
2) Qué panchos* que son los cariocas.

*finalmente, dejo salir un argentinismo. mismo pedito. pancho es alguien tranquilo, que no tiene prisa, no se preocupa. ergo, el título, así es la vida.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 5 Comentario(s)

martes, enero 24

vaquitas 06

Este año, el destino será el sur de Brasil, aprovechando que aerolíneas Gol tiene unas tarifas por internet que son muy simpáticas.
Solo serán dos semanas, a diferencia de las últimas vacaciones que duraron cinco, pero el trayecto será más corto también.
Este miércoles 25 volaremos a Porto Alegre, donde nos quedaremos en casa de mi amiga Paola. Luego, iremos subiendo por la costa, hasta llegar a Rio. No sabemos aún si iremos primero a Florianópolis, un destino muy popular entre los argentinos, o a Praia do Rosa. En Rio estaremos desde el 29 de enero hasta el 1 de febrero. Luego empezaremos a 'bajar', pasando primero por Curitiba y -ojalá- Ilha do Mel.
Nuestra prioridad no es lagartear en la playa, sino conocer las ciudades, ver, tocar, oir, oler y morder todo lo que podamos. Por supuesto, eso no significa que nos perderemos de pisar las playas de Ipanema y Copacabana en Rio. Sería un pecado. Eso sí, me voy a ver super OUT con mi mallita entera. (!¡).

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 12 Comentario(s)

lunes, enero 23

cinco cananitas

"Cinco causas para que no me dirijas la palabra"

(Hubiera preferido el meme que dice "hace 10 años estaba...", pero me pegaron esta gripe y no esa otra, y aunque algunos dejaron sus bacterias servidas en bandeja para que quien quiera se sirviese, yo no lo hice)

1. Me gusta leer cuentos y novelas. Algunos. Pero me aburre la poesía. No. ME ABURRE. Con mayúsculas. También me matan de sueño: Joaquín Sabina y Silvio Rodriguez.
2. Si fumas hierba, por favor no lo hagas frente a mí. Ni me mates de aburrimiento hablándome de las magníficas propiedades medicinales o de lo inocua que es la misma. En serio.
3. Que sufras un cuadro de afonía. (En realidad, el punto 3. quiere decir 'que te aburran mis malos chistes')
4. Para gente que sí me conoce (y me dejó de hablar): No lo sé. Tal vez tenga que ver que yo te dejara de hablar primero, solo por temor a que tú lo hicieras antes. Es tan estúpido.
5. Para gente que no me conoce: Causa no identificada. Motivo por el cual, si quedas atrapado en un ascensor con dos personas que no conoces y una de ellas soy yo, decidirás instintivamente hablarle a la otra persona.

Ha sido un gusto...

Creo que si le contagio esta gripe a cinco personas, me van a dejar de hablar, en serio.

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 8 Comentario(s)

miércoles, enero 18

Ser o no Ser

Hace DIAS que quiero gritar aquí mi asombro ante la propaganda de productos light que bombardea al televidente argentino todos los veranos. Todo el año, en realidad. Pero es por estas fechas calurosas que la cosa se pone in-so-por-ta-ble.
Si hay algo que me viene a la mente cuando pienso en la publicidad televisiva argentina es el casi-abuso del humor y el absurdo. Divertido a veces, otras, no tanto. Sin embargo, parece que el segmento dirigido al público de género femenino suele ser, más bien, tan light como los productos que anuncian. Menos humor y más cabeza hueca. Eso.

En particular, la línea de productos Ser tiene una estrategia de publicidad bastante agresiva. Por las mañanas, a la hora del desayuno, las propagandas de yogurt, agua saborizada y postres light se repiten como un carrusel lavacerebros. En el caso del yogurt, la propuesta es la imagen de 4 mujeres, amigas, no especialmente lindas sino, digamos, promedio, que comparten sus historias sobre cómo se mantienen fiel a la onda light. Una especie de mini sex and the city de la dieta. Hay que resaltar el intento de 'humanización' de la consumidora de yogurt light, al mostrar a las protagonistas como mujeres con diversas vulnerabilidades, y no la típica modelito perfectita y regia (algo que también se ve -y de manera más explícita- en las nuevas propagandas de los productos Dove, con sus no-modelos "rellenitas"). Pero hasta ahí. El contenido de los comerciales del yogurt en cuestión es, por lo menos, preocupante.

Algunos de los spots televisivos se pueden ver en el sitio mismo. Pero no todos. Y justamente los que encuentro criticables no están disponibles.
Estoy tratando de seguirle el rastro a un spot que salió al aire hace un par de meses y me llamó la atención. No lo encuentro. Se trata de este grupo de amigas que está reunido, conversando, cuando una de ellas decide contar -con orgullo, hay que decirlo- cómo evitó la tentación de romper la dieta. En una especie de flashback, vemos a este personaje conversando con su novio. Este, le pone en la boca un chocolatito del tamaño de un noggy (poco más de de 1 cm. de diámetro) y ella, recontra mosca, decide devolvérselo con un romántico beso en la boca. Las amigas, fuera del flashback ya, celebran divertidas y la protagonista de la historia sonrie mientras se lleva a la boca una cucharadita del producto light auspiciado (creo que un "postre", así le llaman, una especie de pudding de chocolate).
¿No es un poquito exagerado lo del bombón-tamaño-noggy? ¡Pucha, ni que fuera un Toblerone jumbo!.
Otro poco feliz comercial, y de la misma marca, que vale destacar es uno de agua saborizada. Muestra un grupo de amigas charlando en la casa de alguna, cuando en eso la anfitriona viene de la cocina cargando unas 2 ó 3 botellas grandes de agua. No gaseosa, sino una especie de refresco, como la limonada. Las chicas la observan y exclaman horrorizadas, casi como si la hubieran visto traer un container de milkshake y un embudo para cada una. Para tranquilidad de las chicas, la dueña de casa aclara que el agua saborizada esa no tiene azúcar, no engorda y puede tomar todo lo que quiera "sin tener que cuidarse" o medirse. Todas suspiran aliviadas.

Finalmente, el único comercial que sí pude "atrapar" al aire, es el del yogurt con "colchón de frutas":

Hora de almuerzo. Una chica escoge cuidadosamente su porción de frutas, mientras otra toma una hoja de lechuga del salad bar para completar su -¡horror!- terrible, nefasto, barbárico sanguchito de pan integral con jamón, queso y tomate. Chica de las frutas increpa a la chica del sanguchito por su glotonería y la convence de probar el yogurt con colchón de frutas que, no se dejen engañar, saciará su hambre sin hacerla caer en las tentaciones de los malévolos sánguches integrales (insertar grito de película de terror, aquí).
No sé si solo soy yo, pero me parece que este spot sería menos "preocupante" si en lugar del sanguchito de pan integral (no, no me canso de remarcarlo) viéramos un argentinísimo sánguche de milanesa con papas fritas y harta mayonesa. Oink.

Ok. No soy del todo ajena a la preocupación casi irracional por la comida. Hubo una vez en la que contaba el número de vainitas que podía ver en mi plato (doce). Por lo mismo, sé que este tipo de conducta no es saludable.
Ya que estoy tan acostumbrada al estilo humorístico en las propagandas televisivas argentinas, he decidido que prefiero ver estos spots de productos light desde una perspectiva de comedia. Sí, eso es. Ja ja ja.

Y a propósito de la onda light y del humor, voy a pegar un comercial de Sprite que resume un poco toda esta histeria con las calorías y el peso. Humor ligero. Para no engordar.


Notas:
1.La calidad de los videos es horrorosa. Eso es porque los grabé de la televisión. Ni modo. Es lo que hay.
2.Si no logran ver alguno de los videos, intenten lo siguiente:
para el primer video, clic aqui
para el segundo, clic acá

Suscribirse a Entradas [Atom]

Lo dijo Scavenger Bride y le dejaron 21 Comentario(s)





























JavaFILE